Pre-emigrando a Escocia: La entrevista

Post que escribí el día en que fui a entrevistarme.

El viaje a Dundee está siendo una pesadilla, espero que todo lo que me pasa no sea un mal augurio.

Llevo 12h de viaje y creo que aún me quedan 2 más. Quiero apuntarlo todo porque es un viaje muy decisivo; si voy a tomar la decisión de venirme al norte, quiero saber exactamente cuáles fueron mis impresiones, que luego mis recuerdos me juegan malas pasadas y soy muy dada a sesgar.

He llegado a Edimburgo. De momento el aeropuerto huele a comida de avión (Puag!) y hay tiendas de Souvenirs antes de entrar a la ciudad (¿?).

El cartel de ´Welcome to Edinburgh´me da paz, pase lo que pase, conseguiré llegar a la meta.

Siempre dicen que las cosas forzadas salen mal, pero en las películas, sortear miles de obstáculos hasta conseguir un objetivo lo llaman superación personal, determinación.

Pues creo que convertir un viaje de 2h en uno de 12h,  que me hayan quitado mi jarabe de la tos, haber pasado por 3 aeropuertos, 2 aviones, 1 tranvía, un tren y seguir con ánimo, es determinación.

Tengo mono de fumar, aunque este viaje como fumadora me habría dejado sin aliento. En sentido literal y figurado.

Los escoceses parecen simpáticos, he entendido a 4 de 6. No está mal. No he conseguido adivinar el idioma que hablaban los otros dos.

Está nublado. Pero es el tipo de frío que a mí me gusta y el tranvía es agradable. Hay wifi y se ve mucho verde. Llevaba tiempo buscando el verde.

Tengo que estar pendiente de la parada. El escocés del tranvía me ha dicho que voy a St.Andrews. Menos mal que siempre hay alguien que sabe a dónde voy…¿Qué sería de mí si no?

De momento el viaje me ha costado 235€ de vuelo, 11 libras  de comida, otras 5,5 del tranvía, 20€ de taxi. Espero que el tranvía me lo paguen, o las comidas. o ALGO.

A la chica que da indicaciones en el tranvía se la entendie muy bien.

Vale, el viaje en tranvía empieza a parecer un poco triste. Bueno, eso,  y que estoy hasta los huevos. El paisaje es completamente gris y uniforme. No se ve vida, sólo casas cementerio.

He llegado a Haymarket y ha aparecido la gente. ¡Vida, bien! Y con la vida, llegan los pubs y los centros comerciales.

Día 2

Ayer llegué exhausta y todo lo veía con gafas de cielo escocés: gris.

Esta mañana, mucho mejor. He echado de menos algún batido mega sano para empezar el día pero en su defecto he desayunado una tostada gigante con un montón de huevos revueltos y una piscina de capuccino.

He llegado a la entrevista 10 minutos antes, un poco cute pero tenía miedo de llegar tarde. Y de hecho, casi me pierdo.

No hay mucho movimiento en Dundee pero la ciudad es tranquila y la gente parece encantadora.

¿Quién lo diría? Para vivir con nubes en sus cabezas, tienen sol en las tripas.

dundee.JPG

 

 

Advertisements

Dejar de ser acontecida

 

alice in wonderland

Dejar de ser acontecida. ¿O no? Antes que nada, dejar de encasillar el blog.

A lo mejor os preguntáis qué es o cómo es una persona acontecida.
No lo encontraréis en el diccionario y dudo mucho que la R.A.E lo apruebe, o quién sabe, almóndiga lo está aunque el corrector de word no parece admitirlo. Mis respetos al corrector de word.
Bien. Si tuviera que describirme en tres palabras, sin duda, una de ellas sería acontecida.
De acontecer: suceder, ocurrir.
Somos ese tipo de personas a las que nos pasa todo. Siempre. Varias Veces al día. Cosas inexplicables.

Un amigo mío lo llama acumular biografía, y también me gusta ese concepto.

Cosas como ir a Estocolmo, dejar el bolso en el guardarropa, perder el ticket y que alguien decida hacerse pasar por ti y en menos de un minuto, verte en Estocolmo sin DNI, pasaporte, dinero, llaves de casa y tener que volver a Barcelona al día siguiente. ¿cómo?
Conocí a un chico sueco por casualidad que me acompañó a la comisaría, y menos mal, porque en las comisarías suecas tienen prohibido dar información en inglés, ya que no pueden garantizar que te vayan a dar la información correcta en cualquier idioma que no sea el suyo o que tú lo vayas a entender. Así que después de intentar conseguir alguna respuesta en algún idioma que no me recordara a Galadriel, me di por vencida y dejé que el chico sueco (bastante guapo, por cierto) interviniera.
Y sí, conseguí llegar.
Y así todo.
¿Lo peor? Me encanta.

Me encantan las aventuras, tanto es así, que jamás dudo cuando se presenta la oportunidad de vivir alguna historia interesante y nueva. Además, una de mis más absolutas necesidades, es explorar, ya sea mental o físicamente, cada rincón del espacio que me rodea. Prefiero un electroshock que aburrirme. Lo peor que se puede ser en esta vida es un ser aburrido.

Uno de mis objetivos podría ser vivir al menos 3 aventuras diarias.

En fin, que me encanta vivir, experimentar, explorar, reír.
Y no pienso dejarlo, lo que sí pienso dejar de hacer es encasillar mi blog. Hoy quiero compartir las cosas que no dejo, lo que experimento, los acontecimientos del día y muchas cosas más. Sharing is caring.
Y como este blog es mío, puedo ^^.