Hay días

Hay días que despierto,
con pupilas de cemento,
que solo me permiten ver escombros.

Hay días en que caigo presa de un paisaje,
despojado de nubes, de colores,
la tristeza se pasea decapitando flores
…decapitando flores.

Hay días
de habitación sepia,
de reloj de fango
tiempo pegajoso
y latidos densos.

Hay días que se infectan
y se inflama una bombilla en mis costillas,
se hace grande, se hace monstruo
se llena de vacío hasta que estalla,
dejando gritos de cristal en las aceras.

Hay días en que el frío se hace cuerpo
Días bandera blanca,
de silencio falso,
De quedarse quieta,
De esperar las réplicas

Hay días,
en que el cielo
escupe fuego
y ruego
que antes de tocar el suelo
ese fuego
se alce en golondrinas
cantando que que ya no llueve,
que los diluvios han cesado
y así abrazar la privamera,
pero mi espalda ya está abrasada
mi cuerpo está en carne viva,
y así pasa ahora,
que el tacto de la vida
es hoguera entre mis dedos.

Y hay quien lo sabe,
Y hay quien dispara.

Pero hay quien ve que no soy roble, sino amapola,
y hay quien convierte en escudo mis escombros,
quien me presta así, sus hombros.
Y entonces doy gracias a esta tristeza,
porque es por ella, que veo belleza.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s